<<Relatos de viajeros
12.000 kilómetros, para ....
...
 


O Pico Sacro

De pequeño, cosa de la que han pasado muchos, demasiados años, mi padre, emigrado gallego que vino a América como tantos otros a tentar fortuna, solia contarme a la noche, luego de la cena, consejas de su pueblo.

Él naciera antes del siglo en una pequeña parroquia del Ayuntamiento da Estrada, llamada San Pedro de Ancorados, en un lugar de nombre Bentosela, que a mis oídos infantiles resultaba un sitio poblado de brujas (meigas) y aconteceres maravillosos.

Es asi que ya fallecido mi padre, quedaron rodando en mi imaginación muchas de aquellas narraciones, lo que y como secundario de conocer a la familia que aun poblaba la zona, me impulso a realizar un paseo a la misma.

No era decisión menor, pues suponía una travesía de 12.000 kilómetros desde Argentina, pero bien valía la pena en todo sentido.
Así una tarde de verano pude ingresar a esa zona tan extraordinaria de España, que por su paisaje bien valía el esfuerzo. Realmente era un panorama maravilloso, con sus fuentes naciendo en medio de helechos, bosques de robles o carballos como allí se les conoce, ríos cantarines y a su vera molinos seculares donde antaño se reunían los viejos para narrar aquellas mismas historias que mi padre transmitiera. Y sobre todo la gente. Llana y afable al extremo, completaban la delicia del disfrute, que seguramente es motor de la morriña que todo gallego siente en el exterior.

Bueno, entre las narraciones que asombraran mi niñez, estaba la referida al Pico Sacro.

Según ella, allí habían acontecido tremendos portentos, ligados incluso a uno de los más grandes de la cristiandad, como fuera que la Reina Lupa, enviara con malicia a los apóstoles, que transportaban el cuerpo de Santiago Apóstol, para que tomaran dos mansos bueyes que por allí pastaban, a fin de uncirlos a un carro que podían construir con la madera del bosque existente en el lugar. Pero los bueyes resultaron tremendos toros salvajes, que ante la presencia de los apóstoles tornaron a mansos animales, permitiéndose así dar al traste con las malas intenciones de la ruin reina y cumplir el santo cometido al que se dedicaban los apóstoles.

Es un monte peculiar, pues a diferencia de los restantes que son conformados por granito, este lo es en cuarzo, que le confiere un brillo y belleza espectacular.

Según contara mi padre, había en el sitio dos minas o túneles o cosa similar, que nunca los vecinos lograran explorar y que según la tradición utilizaron en su momento los moros para llegar sin ser vistos hasta el cercano río Ulla.

Un vecino llevó a su entrada un can atado a larga soga, instándolo para que se adentrara en la oscuridad de su interior. Así lo hizo el animal y cuando no quedaba ya cuerda para darle, tiraron de ella para encontrar que el can había desaparecido, sin nunca volver a saberse nada de él.

Pues quise ver con mis propios ojos y tocar con mis manos ese lugar portentoso, que se encuentra en el Concejo de Boqueixon, y hasta allí me trasladé.

Algo dificultosa la subida, pues aunque su cima anda por los 600 metros, el camino de cabras para alcanzarla no es lo mejor para mis años, pero la ilusión también hace milagros y allá fui .

Desde la cima es increíble el entorno. Se ven los confines de la comarca y se aprecia en su total belleza y plenitud la naturaleza. Dicen que en días apropiados es factible escuchar las campanas de Santiago, cosa que no pude lograr, o bien porque no sonaron o porque el día no era adecuado.

Las cuevas efectivamente existían. Si están perforadas por el hombre o son tubos de actividad volcánica, no lo se pues no poseo conocimientos al caso, pero si digo que son hermosas. Redondeadas, sin mayores agudezas, de un tamaño adecuado como para ingresar sin dificultad, invitan a penetrar en ellas para desenterrar esos misterios ancestrales.

Había llevado linterna y algunos otros elementos al caso.
Pero luego de dudar un buen tiempo, emprendí el retorno al mundo diario, sin entrar.

Seguí dejando en lo alto del Pico Sacro, intacta, la niñez, el recuerdo de "os contos de meu pai" y toda la magia de Galicia que también forman parte de mi.

Lic. Balbino Bujan Gonzalez
b_bujan@hotmail.com
Republica Argentina

En esta sección publicaremos los relatos que nos hagan llegar los viajeros, sea sobre grandes aventuras, o pequeñas excursiones. Los autores darán a sus textos el sesgo que estimen oportuno: literario, político, moral, práctico, anecdótico, sentimental, etc. y en ellos tendrá cabida la subjetividad y la opinión, que no tiene por que ser compartida por andarines.

 
 
<<Relatos de viajeros
volver al comienzo de esta página
..