<<Relatos de viajeros
DESDE EL CORAZÓN DEL SAHARA
...


Un maratón solidario

Con motivo de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática se han celebrado en la región de Tinduf (Argelia) diversos actos conmemorativos, entre ellos un maratón al que han concurrido unos 400 corredores y corredoras de numerosos países, principalmente de España, el Sahara y Estados Unidos, pero también de Italia, Alemania, Irlanda, Argelia, Argentina, Portugal, etc.

La carrera tuvo lugar el 26 de febrero, con diversas modalidades: maratón completo, 1/2 maratón, 10 Km y 5 Km. Los participantes tuvieron que correr contra el viento y sobre las arenas del desierto la distancia que separa los campamentos de refugiados de Smara y El Aaiún, que reciben estos nombres de las correspondientes ciudades saharauis.

La importancia del evento es grande como lo demuestran el recibimiento de que fueron objeto y que el propio presidente de la República acudiera por la tarde a premiar a los vencedores. Pero ¿por qué todo esto? Hagamos un poco de historia. Los refugiados del ex Sahara occidental viven desde hace 25 en campamentos situados en Argelia, cerca de la frontera de su país, ocupado en gran parte por Marruecos desde finales de 1975, en un proceso iniciado con la "Marcha verde" y que se prolongó con enfrentamientos violentos, terminando con el exilio de muchos saharauis (actualmente son 185.000) y la ocupación del territorio por Marruecos y Mauritania. Posteriormente este último país abandonaría su parte en el botín.

Por su lado, Marruecos se dedicó a construir siete muros defensivos y a reprimir toda protesta de la población saharaui. El maratón, pues, ha sido una carrera solidaria con el pueblo saharaui y el Frente Polisario, que mantiene bien alta la moral y reclama una y otra vez que, en cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unida, del Tribunal Internacional de justicia y de la OUA, se celebre un referéndum de autodeterminación, para que la población pueda decidir democráticamente su destino.

Pero Marruecos sigue la táctica de dar largas y poner obstáculos a la celebración del mismo, con objeto de mantener la ocupación de hecho de la mayor parte del territorio (salvo una zona "liberada") y proseguir la marroquinización. El reino alahauita considera sin fundamento que este territorio le pertenece y que los saharauis deben integrarse en Marruecos. Por ello trata de retrasar el referéndum y de obstaculizarlo por todos los medios, incluidos miles de recursos contra el censo oficialmente elaborado por la misión de la ONU.

Si no hay referéndum, en el mejor de los casos se les concederá la autonomía dentro del Estado marroquí, una solución que constituiría una tercera vía, rechazada totalmente por el Frente Polisario.

El pueblo saharaui sobrevive mientras tanto en pésimas condiciones en campamentos formados por haimas y pequeñas habitaciones de paredes de adobe y tejados de zinc. Todo es provisional; no se construye nada definitivo. No hay calles, ni aceras, ni carreteras, ni agua corriente, ni alcantarillado, ni alumbrado público; sólo la luz que procuran las placas fotovoltaicas y el agua - no apta para el consumo humano - que se almacena en depósitos repartidos por todos los campamentos. A pesar de todo lo cual reina el orden y están perfectamente organizados: tienen su gobierno e instituciones, además de escuelas, dispensarios y un hospital, aunque con muchas deficiencias.

La visita es sobrecogedora. Asombra que se pueda vivir durante tanto años en un territorio tan inhóspito, absolutamente desértico, con un sol abrasador en verano (temperaturas de hasta 50º a la sombra), frío de noche y el viento siroco que sopla con fuerza con frecuencia. Se mantienen gracias a la ayuda humanitaria que llega a través de Naciones Unidas y de numerosos organismos públicos y privados.

Desde España la ayuda llega por medio de las ONG y las Comunidades Autónomas, así como de algunos municipios. Sus representantes, así como los de algunos partidos políticos españoles, han estado presentes en las celebraciones. Pero falta el apoyo del gobierno, que se limita a respaldar las resoluciones de la ONU a favor del referéndum, pero sin presionar a Marruecos, país aliado de occidente. De este modo se ha consumado una de las mayores injusticias actuales, sin que la ONU ni ningún Estado miembro muevan un solo dedo para ponerle fin. Los participantes en el maratón hemos podido comprobar todo esto. Esperamos que nuestro esfuerzo solidario sirva al menos para llamar la atención del mundo sobre la terrible situación de los refugiados. Por su parte, el Frente Polisario sabe muy bien las dificultades que afronta, pero no quiere rebajar sus pretensiones y sigue exigiendo la autodeterminación pacíficamente, sin por ello renuncia totalmente al posible empleo de la fuerza. El día 27 de febrero se celebraron diversos actos conmemorativos oficiales, iniciados con una discurso del presidente Abdelazis y un gran desfile militar, en el que el ejército saharaui hizo ostentación de su fuerza.

Por la tarde se realizaron desfiles escolares y, por la noche, un gran festival de música y danza. Los que hemos asistido a estas conmemoraciones hemos quedado fuertemente impresionados tanto por las duras condiciones de vida del pueblo como la amabilidad y hospitalidad de las familias que nos han acogido en sus hogares con los brazos abiertos y que nos han dado todo lo (poco) que tienen. No importa que se hayan tenido que superar serias dificultades, ni importa que no se hayan obtenido buenas marcas, lo fundamental ha sido la convivencia con los nativos y el alto grado de cordialidad y amistad que ha reinado.

Creo el objetivo se ha cumplido.

Desde el Sahara, de todo corazón

© José Mª Haro Sabater marzo 2001

Los participantes, corren por llanura desértica
 
A la espera de su llegada en el punto de meta
El autor del relato posa con unos niños saharuis en el interior de una jaima. Por cierto, que ha venido completamente satisfecho de la funcionalidad y prestaciones del turbante.

 

 

 
En esta sección publicaremos los relatos que nos hagan llegar los viajeros, sea sobre grandes aventuras, o pequeñas excursiones. Los autores darán a sus textos el sesgo que estimen oportuno: literario, político, moral, práctico, anecdótico, sentimental, etc. y en ellos tendrá cabida la subjetividad y la opinión, que no tiene por que ser compartida por andarines.

 
 
<<Relatos de viajeros
volver al comienzo de esta página
..